jueves, 6 de agosto de 2015

Biografía del Presbítero Carlos Arturo Duque-Ramírez




Presbítero Carlos Arturo Duque-Ramírez 


(Foto tomada en 1956)


Este brillante levita y académico colombiano, llegó al seno de una excelsa y honesta familia cristiana católica romana, ocupando el segundo lugar entre 14 hermanos (hijos de la misma madre biológica y del mismo padre biológico), nació en la ciudad El Peñol, Antioquia (Colombia - Sur America), el 12 de mayo de 1925, hijo de Luis Ángel Duque y Carolina Ramírez. Hizo sus estudios primarios en la Escuela urbana del municipio El Peñol (Antioquia), en 1943 ingresó al Seminario Conciliar de Medellín de la Iglesia Católica Romana Colombiana. A muy temprana edad fue ordenado sacerdote el 29 de octubre de 1950, por el Arzobispo Joaquín García Benítez. Alli sobresalió por tener alto y elevado coeficiente intelectual, trabajar en bien de los pobres de su región y respetar la pureza y pulcritud de la población antioqueña como el respeto a niños, jovenes y adultos




Se le conoce como el Primer varón en America Latina en hablar de "La Opción por los Pobres" que mas tarde tomaria el nombre de 'Teologia de la Liberación'. Se afirma que se reunió varias veces en su juventud con otro connotado sacerdote colombiano que logró visitar otras fronteras cuyo nombre pasó a la historia de Colombia, como sociologo, pedagogo y nombrado como el "Padre Camilo Torres-Restrepo'. Se dicen que fueron muy amigos. Este religioso Carlos Arturo Duque-Ramírez llegó a Puerto Nare en 1953 nombrado como Párroco del Municipio de Puerto Nare. Este sacerdote antes de su fatidica muerte, bautizó  el 8 Enero de 1956, en la Parroquia San Luis Beltrán, de Puerto Nare, Antioquia, Colombia, al Arzobispo Anglicano Continuante Monseñor Leonardo Marín-Saavedra, quien nació  el 17 Diciembre, 1955. El niño Leonardo tenia el dia del bautismo sólo 22 días de haber llegado al mundo. Se formalizó la ceremonia religiosa antes del suceso histórico que le costó la vida al misionero Duque-Ramírez. La familia Marin-Marun y Saavedra-Silva, estaban de paso por la región de Puerto Nare, luego del bautizo del niño Leonardo, sus progenitores regresaron a Bogota en donde estaban residenciados la mayoria de los Marin, Morón, Marun, Saavedra, Silva, Aguilar, y Rueda, y luego se ubicaron por algunos años en la ciudad de Barrancabermeja, Santander, Colombia. A la muerte del sacerdote Carlos Arturo Duque-Ramírez, la familia Marin-Saavedra, logró viajar y estuvieron presentes en el municipio de El Peñol para acompañar la cristiana sepultura del ministro religioso.


El Reverendo Carlos Arturo Duque-Ramírez,  llegó a Puerto Nare en 1953, observando las condiciones precarias como se encontraba el templo (en madera, techo de zinc y en mal estado), se dedicó a la reconstrucción de este con la ayuda del Señor Gilberto López. A la fecha de su arribo a Puerto Nare, la cruel y pervertida oligarquía colombiana (de los partidos liberal y conservador), se encontraban enfrentados a en una lucha fratricida ocasionada por las diferencias ideológicas, ganas de apoderarse de Colombia y de sus recursos para beneficio propio, esa pugna ocasionó una tragedia para Colombia, con masacres, desapariciones, asesinatos, genocidios de pueblos liberales, exterminio de líderes liberales, hasta el vil asesinato del caudillo Doctor Jorge Eliecer Gaitán, el asesinato y holocausto de familias liberales y conservadoras de los estratos populares, de los mas pobres  y sobre todo familias campesinas de los dos bandos para desplazarlos y robarles la tierra de sus antepasados. La valentía del joven presbítero, su gallardia, templanza y humildad, lo llevaron muy pronto a ganarse el cariño de la población nareña y tanto lioberales como conservadores le confiaron sus penas, amarguras y necesidades.

El Pbro Carlos Arturo Duque-Ramírez, fue un apóstol defensor de los derechos humanos y se caracterizo por tener una paciencia extrema atendiendo el querer de la comunidad. Su carácter neutral político y respeto a la dignidad humana, le permitieron desplazarse a cualquier lugar del Municipio y a los municipios colindantes para recoger cadáveres resultantes de la violencia que azotaba la región para darles Cristiana sepultura de acuerdo a su fe. El fue imparcial en la contienda política, cuido la vida y estima de liberales y conservadores, muchas veces contradiciendo los crueles estipulados por los obispos de la Iglesia Católica Romana Colombiana, que invitaban a matar liberales y hoy recordamos para la historia la frase salida de la boca de los purpurados romanos: "Matar liberales es agradable a Dios y quien lo hace se gana el paraiso del Altisimo al morir". En una ocasión le dijo al obispo que matar liberales o conservadores y/o a personas que pensaban diferente a los romanos, no solo era pecado ante Dios sino una gran injusticia humana y de la Iglesia al querer defender a los conservadores que eran para la época aliados de la cúpula romana como Iglesia y que entregaban no solo sus diezmos sinos los recursos de la patria colombiana iban a parar a los bolsillos de la jerarquia romana colombiana.


El Reverendo Carlos Arturo Duque-Ramirez, fue el primer Vicario foráneo del Magdalena medio nombrado por el obispo en Puerto Nare. Su afán por el progreso y desarrollo de la localidad lo llevó en unión a hermanas misioneras religiosas romanas, a trabajar por la educación. El grado de analfabetismo de la población era muy alto (90%); inició su labor educativa en asocio con los docentes Floralba Delgado, Libia Garcés, José Enrique Restrepo, Emilsen Gómez y Enrique Díaz. Actualmente la ciudad de Puerto Nare, honra su nombre llevando una de sus intituciones del municipio, su linaje para la eternidad y como ejemplo con su nombre. El llevaba mercados, alimentos y medicinas a los pobres de la región y conseguia elementos para constuir los ranchos de paja en casas decentes para vivir. Las familias cristianas de Medellín, Bogota y Cali, junto a directivos de la empresa “Cementos Nare” y de los "Ferrocarriles Nacionales", le ayudaron con donaciones, apoyo logistico y financiero para llevar a cabo su noble tarea en la reconstruccion de las casas e inmuebles de la poblacion que eran bien precarios.


Fueron sus más apreciados amigos y colaboradores por la reconstrucción del templo y la misión educativa: Sacramento Ramírez, Iván Zapata, José Enrique Restrepo, Emilsen Gómez, Luis Gómez Arias, Esteban Padilla, Joaquín Restrepo y la empresa Cementos del Nare (actualmente Argos). El 22 de agosto de 1963, encontrándose de visita en la ciudad de Medellín, adonde viajó para traer los planos del templo y visitar al Señor Julio Ramírez (más exactamente en el barrio Manrique Oriental), al intentar cruzar la carrera (Calle), infortunadamente fue atropellado por un ciclista que bajaba la cuesta sin frenos, recibió un fuerte golpe en la cabeza (impactándose contra el pavimento), y falleció al instante ese fatídico 23 de agosto de 1963. Se dice que el sacerdote aun después de muerto siguió visitando a Puerto Nare. Los jóvenes de la época lo veian llegar con viandas y mercados. Los pescadores afirmaban que lo vieron muchas veces caminado al caer la tarde cerca a la rivera del Rio Magdalena. Hay personas que aun ven su hermosa figura caminar entre los arboles de la comarca narence. Se afirma que en cada 'Semana Santa" la figura del varon santo la ven con una hermosa sonrisa, los jovenes y ninos de la region de Puerto Nare, muy cerca al Rio Magdalena y sobre las arenas de la playa. Hay personas que afirman que el Padre Carlos Arturo Duque-Ramírez, se apareció en las ultimas inundaciones del caserio, logró ayudar a varias personas para que no murieran ahogadas, y las ubicó fuera del peligro de las aguas. Los pobladores coinciden en decir que su figura varonil y juvenil aun permanece con la misma sotana negra que usaba el día de su muerte.



Por la imposibilidad de trasladar sus restos mortales a este Municipio para darle cristiana sepultura, sus familiares decidieron enviar el corazón del padre Carlos Arturo al Municipio de Puerto Nare el día 25 de agosto de 1963, por el cariño y afecto que él le profesó a este eterno pueblo que lo vio pasar como un varon santo que sembro la semilla del amor trabajando por los necesitados. El corazón del presbítero esta como reliquia en Puerto Nare y sus restos reposan en la ciudad de El Peñol, Antioquia, de donde era oriundo. 
La comunidad de Puerto Nare le guardo 30 dias de luto, duelo y las lágrimas fueron derramas por varios años entre los campesinos. A la muerte del sacerdote, lo sucedió en el cargo de Párroco, el Presbítero Gildardo Rivera-Cardona. 



Biografía del Presbítero Gildardo Rivera-Cardona



Nació en la población Antioqueña de San Vicente, el 24 de octubre de 1929. Hizo sus estudios generales en el seminario Diocesano de Tunja, donde fue ordenado Sacerdote el día 15 de octubre de 1961. A los 2 años de su ordenación fue nombrado párroco de Puerto Nare (Antioquia), para suceder al padre Carlos Arturo Duque-Ramírez recientemente fallecido. Cuando el Reverendo Gildardo Rivera-Cardona, llegó a Puerto Nare, la parroquia era muy incipiente, pues no había en la cabecera luz eléctrica, agua potable, cementerio, ni casa cural. El sacerdote Gildardo Rivera-Cardona, se puso manos a la obra y en conjunto con la comunidad promovió el acueducto municipal, la construcción del cementerio y la casa cural un aliado fundamental para llevar a cabo estas obras colaboro y apoyo la infraestructura,  la empresa “Cementos del Nare” (ARGOS).

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Religious Persecution